¿Utilizas hisopos para limpiar los oídos? ¡¡Cuidado!!

Nuestros oídos son autolimpiantes: poseen glándulas internas que producen cerumen  o cera, la cual posee la función de lubricar el conducto auditivo interno y mantenerlo limpio.

Además cuenta con la presencia de unos vellos especiales o cilias, los cuales empujan los cuerpos extraños hacia la superficie externa del oído, protegiendo su interior.

Cuando se generan cantidades excesivas de cerumen debes consultarle a un especialista, sin introducir ningún elemento dentro de tus oídos para limpiarlos (hisopos), es decir, no uses hisopos para limpiar los oídos.

Cuidado con los hisopos para limpiar los oídos

Los aspersorios, cotonetes o comúnmente llamados hisopos, son elementos usados en medicina, principalmente para la toma de muestras; pero poseen un papel fundamental como elementos de higiene en los hogares alrededor del mundo, generalmente se usan los hisopos para limpiar los oídos.

hisopos para limpiar los oidos

Durante décadas nos hemos acostumbrado a limpiar algunas partes de nuestro cuerpo con hisopos, por su forma de bastoncillo con algodón en los extremos, de fácil acceso y sutileza de uso. Particularmente la buena salud del interior de nuestros oídos se puede ver bastante comprometida al retirar el cerumen acumulado o cera de su interior con estos instrumentos.

Los infantes son los principales pacientes que acuden al otorrino con daños en sus oídos, causados por limpieza de cerumen auditivo con hisopos sin tomar en cuenta los debidos cuidados y la precaución requerida.

Usar hisopos para limpiar los oídos de la cera que se acumula en ellos constituye un grave error, ya que lo que se realiza con este método es empujar la cera hacia dentro y hacer que ésta se acumule, ocasionando un tapón auditivo, con el tiempo seamos propensos a infecciones y enfermedades auditivas como otitis, laberintitis, entre otras.

De acuerdo a estudios médicos existentes, incluyen altos índices estadísticos sobre lo común que es usar hisopos para la limpieza de oídos. Sobre este tema, los especialistas alertan sobre el daño permanente que puede surgir del tapón auditivo, desencadenando la ruptura en la membrana timpánica, por lo que te recomendamos, no utilizar hisopos para limpiar los oídos.

Cuando introducimos el cotonete dentro del conducto auditivo adicionalmente corremos el riesgo de provocar daños si se introduce demasiado.

Los síntomas pueden variar dependiendo de la lesión causada, y puede ir desde dolor de leve a intenso, hasta sintomatología asociada a la perforación de la membrana del tímpano. Por esta razón recomendamos acudir al especialista para que evalúe tu caso particular.

Cuando las perforaciones auditivas no son tan graves, el Otorrino seguramente recomendará tratamiento hasta que la lesión sane completamente, dependiendo de la evolución del paciente. Sin embargo, existen casos donde se requiera cirugía para reparar los daños causados.

En el mismo orden de ideas, los daños causados por la utilización de hisopos para limpiar los oídos pueden activar incluso, parálisis facial, vértigo y hasta laberintitis.

Usa los hisopos para limpiar sólo tus orejas o parte externa de tus oídos, ya que en sus pliegues del cartílago se suele acumular suciedad. Nunca los uses para introducirlo dentro de tus oídos.