Un Refugiado Sirio, con 8 Bolígrafos y Una Hija Muriendo de Hambre, con Esperanzas Gracias a la Tecnología

La situación de Siria y la gran cantidad de conflictos internos que aquejan a ese país en la actualidad, La guerra civil que se hace presente en Siria y sus innumerables conflictos internos no resueltos, ha traído una gran crisis en este territorio.

Esta situación ha obligado a millones de personas a renunciar a sus pertenencias y abandonar sus hogares, abriéndole paso a una crisis humanitaria en la que, la comida es la máxima prioridad. La situación capturada con el lente de una cámara de un refugiado anónimo, no fue la excepción.

Un ciudadano sirio salió a la calle a vender lo poco que le quedaba para dar comida a su pequeña pero preciada familia: 8 plumas de escritura azules,  las cuales constituían la única esperanza para hacer frente al hambre de su familia y a los problemas por los que atraviesan en su país natal.

Cambió el destino de un refugiado sirio, con 8 bolígrafos 

Las fotos de este refugiado sirio, con 8 bolígrafos y una hija muriendo de hambre, fueron capturados por la cámara de un activista y han conmovido a miles de personas alrededor del mundo, cambiándoles totalmente la vida, ya verás por qué.

refugiado sirio

Un hombre sirio se encontraba vendiendo, en Beruit – El Líbano, lo único que pudo conseguir para no dejar morir de hambre a sus pequeños, 8 bolígrafos de tinta azul, y con su chiquita de 4 añitos en brazos, se aferraba a la idea de conseguir, con esa venta lo necesario para alimentar a su familia.

Gissur Simonarson, activista noruego, de Oslo, se encontraba cerca del lugar y conmovido por la cara de angustia mostrada por aquel señor, se sensibilizó e involucró en esta vivencia, tomó varias fotos de la escena y las compartió y en tan solo minutos, la gente manifestó su preocupación y empatía con aquel buen hombre, mostrándose solidarios y preguntándose de que forma podían ayudar al sirio.

De esta forma, entonces, Simonarson ingenió una campaña para apoyar a esta familia, la cual consistía en recoger 5 mil dólares (US$ 5.000), y su proyecto fue tan exitoso que ya cuenta con más de ciento cincuenta mil dólares.

Esas fotografías del refugiado sirio, con 8 bolígrafos y una hija muriendo de hambre, traspasaron fronteras, sensibilizando a millones de personas que se colocaron en el lugar de aquellos cansados zapatos del sirio y su hijita, quien acompañaba a su padre en su hazaña y fuerte jornada.

En consecuencia, gente de todas partes de mundo retribuyeron con dinero la esperanza de un futuro mejor para esa y otras familias sirias.

El refugiado sirio, con 8 bolígrafos y una hija muriendo de hambre, que ha sido entrevistado en varios programas de televisión, comentó que lo único que él quiere es poder brindarles una buena educación a sus dos hijos y ayudar económicamente a otras personas refugiadas que están actualmente pasando lo mismo que él pasó.

Se necesitarán más campañas y más corazones buenos que, con un granito de arena, contribuyan a que más familias en situaciones similares a la del refugiado sirio, puedan mejorar su situación y encuentren esperanza para forjarse un futuro mejor.