¿Por qué los seres humanos no podemos respirar bajo el agua si hay oxígeno en ella?

Los seres humanos nos nutrimos de los elementos que nos proporciona nuestro planeta; dependemos de ellos para seguir subsistiendo. De todos las substancias que nos brinda nuestra tierra, hay dos que son indispensables para la vida: el agua y el oxígeno.

Ahora bien, si el agua está formada por oxígeno e hidrógeno (H2O), surge la pregunta ¿Por qué es imposible para nosotros respirar debajo de ella?. Lo cierto es que, existe una pequeña diferencia entre el oxígeno que respiramos y el que está contenido por el agua.

Respirar bajo el agua: ¿realidad o utopía?

Al analizar la composición química de ambos elementos nos damos cuenta de que el oxígeno que respiramos está constituido por dos moléculas de oxígeno (O2); mientras que el agua contiene, en realidad, 2 moléculas de hidrógeno y una sola de oxígeno.

respirar bajo el agua

Ya que el oxígeno se encuentra unido molecularmente con el hidrógeno; para poder respirar bajo el agua; los seres humanos tendríamos que tener alguna estructura que permitiera separar las moléculas de oxígeno de las de hidrógeno, esto debido a que nuestros pulmones están diseñados para consumir el oxígeno en forma de aire.

Este es el caso de los peces, al estudiar su sistema respiratorio, vemos que estos animales poseen una estructura especialmente diseñada para respirar bajo el agua: las agallas o branquias, las cuales están formadas por una fina membrana que permite el paso del agua, y que actúa como filtro, extrayendo el oxígeno y eliminando el dióxido de carbono.

El día en que podamos respirar bajo el agua, quizás esté más cerca de lo que pensamos; de hecho, ya hay un grupo de científicos desarrollando agallas artificiales. Los científicos han estudiado con detalle el proceso realizado por el sistema de los peces a fin de imitarlo y lograr la hazaña de que un ser humano pueda respirar bajo el agua. Básicamente el sistema que proponen funcionaría de la siguiente manera:

  • Un receptor o membrana recibe el agua y actúa como filtro, extrayendo el aire naturalmente disuelto en el agua.
  • Las burbujas de aire entra en contacto con la hemoglobina, presente en un conjunto de tubos.
  • Para llevar el oxígeno al buzo, la hemoglobina dentro de los tubos recibe una descarga eléctrica que permite la liberación del oxígeno.
  • El buzo recibe el oxígeno y el dióxido de carbono que produce, es absorbido por la membrana artificial, la que lo libera nuevamente en el agua.

Quizás hallamos fantaseado un poco de niños con respirar bajo el agua; sobre todo si fuimos fans de Aquaman, la Sirenita o Bob Esponja en el caso de los más jóvenes. Es probable que algún día logremos tal proeza; así que no te asombres si te encuentras con alguien que tenga agallas artificiales adaptadas en su mandíbula u orejas.

Sin embargo, hasta ahora hemos estado bien sin hacerlo ¿verdad?. De todas formas, no sería muy agradable vernos con un par de agallas en el cuello, así que mientras tanto podemos disfrutar del mar de muchas otras maneras y seguir imaginando que somos Aquaman.