Orificios en espalda: Su significado y origen

Tanto mujeres como hombres poseen rasgos característicos que nos hacen diferentes y que nos proporcionan individualidad, así mismo existen partes de nuestro cuerpo que nos hacen ser especiales, tal es el caso de las personas que poseen dos orificios en la parte posterior de la espalda, que las hace ser realmente especiales y las hace distinguirse entre los demás, así que si los tienes disfrútalos y entérate por qué te hacen tan diferente, entre las demás personas.

Estos orificios en la parte posterior de la espalda son conocidos como los agujeros de Venus y suelen formarse tanto en ciertas mujeres como en hombres, pero en el caso de los hombres que poseen estos dos agujeros se les llama los agujeros de Apolo, su origen es completamente genético y es imposible desarrollarlos tras ejercicios, así que ni trates de intentarlo.

Los beneficios de tener orificios en la espalda

Te sorprenderá saber cuál es el verdadero origen y beneficios de poseer orificios en la parte posterior conocidos como .

Orificios en la parte posterior

Estos orificios en la parte posterior se originan justamente donde se conectan dos huesos de la pelvis, llamado hueso Sacro, el cual es un hueso de la columna vertebral que se divide en cuatro partes, estos agujeros se forman principalmente por el tamaño de estos huesos y la falta de musculatura en esta zona, por lo que la piel forma depresiones en la zona que causan los agujeros.

Explicación científica

Los expertos dan una explicación científica de su origen y confirman por qué hace especial a las personas que los poseen, la respuesta es muy sencilla, y es que el tener estos agujeros son una señal de que los ligamentos que se encuentran en la conexión de estos huesos es la adecuada, esto por supuesto las hace especiales y afortunadas y aunque tanto hombres como mujeres no pueden decidir si poseerlos o no, los que los posee les da una gran ventaja.

El origen de estos orificios es completamente genético, además de poseer una pelvis más fuerte, en las mujeres las hace lucir más sexys, aunque muchos hombres y mujeres que los posee, pueden pensar que no son tan agradables a la vista, al sexo opuesto les atrae, además de ser una señal de una buena circulación y un cuerpo saludable, por otra parte y aunque los ejercicios no los harán aparecer, existen ejercicios que te pueden ayudar a fortalecer los hueso, tendones y cartílagos, así como también una alimentación rica en vitamina C, ácidos grasos Omega 3 contenido en los pescados azules y las hortalizas como la cebolla y similares tales como el ajo y el puerro.

También se recomienda el consumo de abundante agua y la ingesta de alimentos con un alto contenido de proteínas tales como las carnes y sus derivados que proporcionan al organismo la cantidad de aminoácidos necesarios para que el cuerpo logre sintetizar los cartílagos, además de proveernos de minerales como hierro y zinc que ayudan a que nos recuperemos más rápidamente de lesiones.