Hoy seré egoísta, cuidaré de mí misma

“ Hoy seré egoísta, cuidaré de mí misma”, esta es una gran afirmación que debemos recordarnos todas las  mañanas, al despertarnos y vernos en el espejo, pues desde que éramos pequeños nos enseñan a que no debemos ser egoístas, aunque llega un momento en que debemos serlo para poder defender nuestra propia felicidad.

El egoísmo, en muchas oportunidades es tomado con una connotación negativa, eso es lo que hemos aprendido desde pequeños, pues significa que no sabemos compartir y que solo pensamos en nosotros mismos, sin embargo, su connotación tan negativa, nos ha llevado a irnos al extremo, en ocasiones, y olvidarnos de nosotros mismos, por lo que es importante conseguir el equilibrio en el que la generosidad y el egoísmo estén montados en la balanza y pesen lo mismo en nuestras vidas.

Cuidare de mi misma, afirmación poderosa

Para evitar que abusen de ti, sin dejar de ser generosa con los demás, pero recordando siempre que tú eres importante y que debes cuidar de ti, repite todas las mañanas “ cuidare de mi ”

cuidare de mi

Acompañado de la afirmación “ cuidare de mi ” debes tener en cuenta otros consejos que te ayudarán a cambiar tu manera de pensar, como lo son:

YO

Podia

Es importante que pienses en primera persona y te olvides un poco de los demás, deja de tratar de vivir por los demás, dejándote a ti en segundo plano, tu eres tan importante como los demás. Aunque puedas sentirte culpable por decir “no”, cuando logres entender el significado de la frase “ cuidare de mi ”, dejaras de hacerlo, pues razonarás que realmente no debes sentir ninguna culpa por pensar un poco en ti.

Es por eso que si has pensado “voy a pensar en mí, ahora voy a ser egoísta”, es porque llevas mucho tiempo preocupándote por los demás y eso debe cambiar, pues ser generoso, puede hacer que las demás personas abusen de ti y traten de manipularte, así que aprende que “saber decir no, es bueno para nuestra salud”.

Aceptación y respeto

Es importante que tengas presente que tú eres la primera persona que debe darse su puesto, para que el resto de las personas te dé el puesto que te mereces, si tú no te aceptas y te respetas, nadie lo hará por ti, así que respétate, quiérete y acéptate tal y como eres.

Sobre todo acepta las limitantes que tienes para ayudar a los demás, ser generosos nos hace sentir bien, pero todo tiene un límite.

Dar y recibir

Esta es una regla de oro, si das debes recibir, estamos claros que no es correcto dar, para esperar algo a cambio, esto quiere decir que debemos permitirnos pensar en nosotros mismos, darnos a nosotros mismos y recibir de nosotros mismos.

Esto se logra, tan solo poniéndonos en primer lugar, ser un poco egoístas y antes de pensar en los demás pensar en nosotros mismos y recuerda que solo hay un amor que dura para toda la vida y es el amor propio, comienza a tomar en cuenta, las señales que te da tu corazón para identificar a las personas que se aprovechan de ti y que saben que te tienen allí para ellos abusando de tu generosidad de una u otra manera.