Fortalecer la flora intestinal de los adultos mayores puede alargar su vida

Estudios recientes afirman que la flora intestinal puede estar muy relacionada con algunas enfermedades como el cáncer, alergias, asma, obesidad, enfermedades autoinmunes e incluso con problemas de conducta como el autismo y la depresión.

Basados en esta premisa, la revista Nature publicó hace poco una investigación realizada en centros de cuidado para adultos mayores. El estudio reveló que las personas de edad avanzada en estos centros, poseen una flora intestinal más reducida. De igual manera, se relacionó las bacterias intestinales con la fragilidad, enfermedad y muerte de los ancianos.

Flora intestinal disminuida se relaciona con problemas importantes de salud

La Dra. Sandra McFarlane (Universidad de Dundee), afirma que después de los 60 años, la flora intestinal se ve gravemente afectada. De hecho, se realizó una comparación entre adultos mayores y jóvenes y se descubrió que los ancianos tenían 1.000 veces menos cantidad de bacterias intestinales favorables que los adultos más jóvenes. Este hecho, implica una importante deficiencia a la hora de combatir enfermedades intestinales como las infecciones  y el síndrome de intestino irritable.

De igual manera, un estudio realizado en Nueva Zelanda en ancianos de entre 63 y 84 años de edad, reveló que la ingesta vía oral de probióticos, ayudó al aumento de glóbulos blancos en los adultos mayores, con la consecuente capacidad para combatir enfermedades. De hecho, la mejor respuesta se obtuvo en ancianos con muy poca capacidad inmunológica.

Relación entre las bacterias intestinales y la salud

Descubrimientos interesantes indican que la flora intestinal está estrechamente relacionada con varios problemas de salud. Veamos algunos ejemplos:

Podia
  • Comportamiento: una investigación publicada en Neurogastroenterology & Motility indicó que los ratones manipulados que carecían de bacterias intestinales amigables tenían un comportamiento distinto que el resto. De hecho, su conducta se consideró de “alto riesgo”.
  • Expresión genética: los investigadores también lograron relacionar la presencia de microorganismos en los intestinos de los recién nacidos, con alteraciones permanentes a nivel genético. El estudio confirmó que la ausencia de bacterias intestinales se relaciona con problemas en el aprendizaje, la memoria y  el control motor.
  • Diabetes: una investigación realizada en Dinamarca, encontró diferencias notables entre la flora intestinal de una persona con diabetes y una que no tiene la enfermedad.
  • Autismo: la flora intestinal que pueda desarrollar un bebe en sus primeros días de nacido afecta el sistema inmune. De manera que si es colocada alguna vacuna antes de que esté fortalecida, esto pudiera afectar la formación del sistema nervioso del niño, causando problemas como: autismo, déficit de atención y dificultades de aprendizaje.
  • Obesidad: se comparó la flora intestinal de las personas obesas con las de contextura normal, encontrándose importantes diferencias entre ellas.

Cómo optimizar la flora intestinal con probióticos de alta calidad

Para tener una flora intestinal fuerte es de vital importancia controlar lo que comemos. También, es necesario añadir a la dieta alimentos fermentados o cultivados. Esto puede incluir: vegetales fermentados como zanahorias, kale, berza, apio condimentado, natto, kim Chee, Tempeh, Lassi, leche cruda fermentada y yogurt.

Además, evite las versiones pasteurizadas de estos alimentos. Generalmente, los alimentos con probióticos de los supermercados no son saludables, ya que contienen azúcar, conservantes, colorantes y fructosas que perjudican el sistema gastrointestinal, por lo que los beneficios  de éstos no son suficientes.

ConvertKit