Ejercicios para controlar el dolor producto de la fascitis plantar

La fascitis plantar es una enfermedad traumatológica que consiste en dolor agudo en el pie producto de la irritación o infamación de la banda de tejido que sostiene el arco del pie. Esta afección es bastante molesta e impide el uso de cierto tipo de calzado.

La fascitis plantar es un problema muy común en mujeres mayores de 30 años que han tenido hijos. Las causas son variadas; puede deberse al desgaste de los ligamentos producto de un bajo consumo de calcio, el uso de tacones altos por mucho tiempo, algún trauma por la realización de deportes o por realizar actividades de pie durante largas horas, aumento repentino de peso o defectos en el arco del pie.

Fascitis plantar. Cómo aliviarla con ejercicios

Para controlar la fascitis plantar es imprescindible cambiar los puntos de apoyo de nuestros pies, para ello se requiere el uso de plantillas. Generalmente, se recomienda la utilización de plantillas de gel en forma de corazón. Aunque inicialmente su uso puede ser algo molesto, con el tiempo la lesión y los dolores suelen mejorar.

Fascitis plantar

Otra recomendación útil es utilizar calzado más amplio y plano por un tiempo. De esta forma, se aligera la presión en el metatarso con la consecuente mejoría de la afección.

A parte de estas recomendaciones, también puedes realizar algunos ejercicios que están diseñados para aliviar los dolores producto de esta enfermedad. A continuación te mostramos tres ejercicios que han resultado muy efectivos tanto para tratar la fascitis plantar como para ayudar a aliviar los pies cansados.

Ejercicio #1: Hacer rodar la botella

  • Toma una botella de agua. Llénala de agua y ponla a congelar. También puedes llenarla con agua tibia si te parece más agradable así.
  • Siéntate en una silla y coloca enfrente de ti una toalla en el piso.
  • Coloca el pie sobre la botella y hazla rodar con el pie hacia adelante y hacia atrás, de manera que la botella se deslice por todo tu pie.
  • Puedes hacer 50 iteraciones con cada pie.

Ejercicio #2: Recoger la toalla

  • Siéntate en una silla.
  • Extiende una toalla larga en frente de ti.
  • Coloca los talones fijos en el borde de la toalla.
  • Moviendo los dedos de los dos pies hacia atrás, ve haciendo pliegues con la toalla como si la estuvieras recogiendo.
  • Cuando traigas toda la toalla hacia el talón, vuelve a extender y repite.

Ejercicio #3: Estiramientos

  • Sentado en una silla extiende tu pierna hacia adelante.
  • Estira el pie apuntando la punta del pie hacia el suelo.
  • Luego a la inversa, estirando la punta del pie hacia arriba.
  • Repite unas 50 veces. Si es necesario haz el ejercicio también con el otro pie.

Es importante tener en cuenta que la fascitis plantar en una afección que debe ser tratada por un traumatólogo. Por ello, si piensas que estas padeciendo de esta afección, deberías acudir al especialista. Sin embargo, estos ejercicios pueden ser un paliativo para los dolores. Lo importante es que trates la afección oportunamente, ya que el no hacerlo puede traerle otro tipo de consecuencias a tus pies.