Deshazte del cansancio con esta antigua receta para fortalecer los huesos

Las exigencias del mundo actual frecuentemente nos dejan agotados. Afrontamos un día tras otro, intentado cubrir cada aspecto de nuestra vida. Al final nuestro organismo se reciente y paga las consecuencias. Una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre por este ritmo de vida es nuestro esqueleto. Por eso hoy te presentamos una receta que te ayudará a fortalecer los huesos.

El desgaste de los huesos puede traer consigo otras consecuencias. Por ejemplo, una de las zonas que es más afectada por el estrés es la espalda. Cuando nuestros músculos se tensan, toda la columna vertebral se desgasta. Esto a la larga produce otros problemas de salud debido a que las vértebras comprimen los nervios. Por eso es tan importante buscar opciones para fortalecer los huesos.

Fortalecer los huesos con una receta japonesa milenaria

Aunque el estrés es una de las causas más frecuentes que debilitan nuestros huesos, también influye la mala alimentación. Otro aspecto importante a tomar en cuenta, son los desgastes producto de enfermedades crónicas que debilitan toda la estructura ósea; tales como la artritis y la artrosis. En cualquiera de los casos, se requiere de complementos vitamínicos para fortalecer los huesos.

Fortalecer los huesos

Muchos de los complementos vitamínicos que hay en el mercado no contienen los elementos necesarios para que nuestro cuerpo los absorba de forma óptima. Por otro lado, agregar a nuestra dieta un aporte significativo de calcio de forma natural es la manera más sabia, económica y efectiva para fortalecer nuestros huesos.

Unas de las culturas que ha sido mundialmente reconocida por su longevidad y fortaleza es la cultura japonesa. Las historias de los samuráis demuestran todo lo que el conocimiento milenario puede hacer por la salud de las personas. El día de hoy te presentamos una fabulosa receta que aplicaban los antiguos samuráis para fortalecer los huesos.

Ingredientes

  • Un huevo.
  • Una taza de vinagre de manzana.

Preparación

  • Lava muy bien el huevo.
  • Introduce el huevo en la taza de vinagre.
  • Deja el huevo en el vinagre durante una semana.
  • Transcurrido ese tiempo, la cáscara debe disolverse en el vinagre y únicamente quedará el huevo con la membrana delgada que lo recubre.
  • Rompe cuidadosamente esta membrana y vierte el huevo dentro del vinagre.
  • Luego mezcla muy bien el huevo y el vinagre.

Modo de uso

Agregar 10 ml del preparado a un vaso de agua tibia y consúmelo tres veces al día.

 ¿Cómo actúa esta receta?

El vinagre de manzana es un ácido y actúa como corrosivo, mientras que la cáscara del huevo está compuesta por carbonato de calcio, al ponerlos en contacto ocurren reacciones químicas y se forman nuevas sustancias. Algunas se evaporan en forma de gas y otras quedan dentro del preparado.

Una de las sustancias que se forman es el citrato de calcio, este elemento ayuda a absorber el calcio mucho mejor que el carbonato. De esta manera se potencian los nutrientes del huevo.

Se calcula que la cáscara de huevo contiene aproximadamente 1800 mg de calcio. Por otro lado, el consumir el huevo de esta manera, permite que nuestro organismo absorba mejor todas proteínas y vitaminas que este contiene.