¡Cuidado! Sonrojarse al beber alcohol puede ser una señal de infarto

Frecuentemente hemos observado que algunas personas cuando consumen alcohol, tienden a sonrojarse. En ocasiones esta señal, hasta es motivo de risas entre amigos. Pero cuidado, lo que puede parecernos un síntoma normal previo a una borrachera, podría ser una señal de infarto.

Algunos estudios realizados, han demostrado que el color rosa de la piel en el rostro que adquieren algunas personas al ingerir alcohol, está relacionado con una elevación en la presión arterial.

Una señal de infarto que puede pasar desapercibida

Aunque es posible que pase desapercibida, la coloración de algunas personas al beber, puede ser una señal de infarto. Esta pigmentación, tiende a empezar levemente, y a ir aumentando hasta cubrir todo el rostro; incluso puede llegar a extenderse hasta el pecho. En algunos casos, la coloración puede ir acompañada de náuseas, y dolores de cabeza, fácilmente atribuibles a “estar pasados de tragos”.

Una señal de infarto

Una investigación realizada en Corea del Sur, asegura que todos estos síntomas son atribuibles a la hipertensión arterial. Según el estudio en cuestión, la coloración se debe a que el organismo no puede procesar adecuadamente el acetaldehído.

Al consumir alcohol, el organismo produce un compuesto enzimático llamado alcohol deshidrogenasa, que es el encargado de transformar el etanol (presente en las bebidas alcohólicas) en acetaldehído. Éste es un compuesto tóxico que provoca que muchos experimenten mareos u otros síntomas, al excederse en el consumo de alcohol.

Cuando el cuerpo no puede eliminar esta toxina adecuadamente, se acumula en el organismo, dilatando los vasos sanguíneos. Cuando los vasos sanguíneos se dilatan, esto es lo que produce picazón y enrojecimiento. Por esto, el enrojecimiento puede ser una señal de infarto.

Anteriormente, se pensaba que esta coloración era una especie de reacción alérgica al alcohol. Los estudios ya han demostrado que no es una reacción alérgica; sin embargo, si se trata de una señal del organismo intentando disuadir a la persona de seguir ingiriendo alcohol.

Según ciertos indicadores; si la persona que se sonroja al beber es una persona saludable, que lleva una dieta equilibrada y con bajo riesgo de padecer un infarto; entonces la posibilidad de sufrir un infarto aumenta tras ingerir más de 8 bebidas alcohólicas a la semana. En el caso de los bebedores de riesgo; es decir aquellos que llevan una vida sedentaria, tienen sobrepeso o fuman; el riesgo aumenta tras beber 4 bebidas alcohólicas a la semana.

¿Cómo prevenir el riesgo?

Si tu organismo es de los que te dan una señal de infarto al beber, lo recomendable es abstenerte completamente de alcohol; si no te es posible, procura consumirlo con mucha moderación, recuerda, es tu vida la que está en riesgo.

Otra manera de reducir el riesgo, es bebiendo ciertos medicamentos que causa la acción contraria. En este caso, se ha descubierto que consumir ranitidina o farmotidina (ambos son protectores gástricos) una hora antes de beber, puede reducir en gran manera el riesgo. Por supuesto, no recomendamos la automedicación; consulta previamente a tu médico antes de ingerir cualquier medicamento.

Según algunos, este enrojecimiento puede desaparecer poco a poco; y el organismo se va haciendo más tolerante al alcohol; sin embargo, esto no está demostrado. Por ello, te recomendamos que consultes a tu médico si eres de los que se enrojecen al beber; pues pudieras estar sufriendo de hipertensión, sin saberlo. Escucha a tu organismo, te pudiera estar dando una señal de infarto.