Consejos para mantener la vagina limpia y saludable

Muchas mujeres sienten vergüenza de preguntar a los doctores informaciones relacionadas a su higiene o sus partes intimas, esto produce una desinformación y muchas veces malas practicas por el temor de preguntar la forma correcta de hacer las cosas. Recuerde que su salud es lo más importante y preguntar para aclarar o conocer los procesos adecuados nunca esta demás, recuerde que ninguna persona nace sabiendo.

Ten presente que tratar los temas de la vagina no debe ser vergonzoso, estos son procesos naturales que toda mujer debe conocer, así mantenemos a las generaciones más informadas, recuerda compartir estas informaciones con tus familiares y amigos, ayúdanos a eliminar los mitos que existen.

Para muchas, limpiar la vagina con su gel de ducha preferida o jabón es una parte normal de la rutina diaria. Crecieron mirando sus madres, hermanas y amigas que hacían esto, y a muchas les dijeron que lavarse con jabón es necesario para mantenerse limpia y evitar olores desagradables. ¿Cuántas de ustedes se detuvo a pensar si esto es lo que debemos hacer o era sólo lo que nos dijeron que debíamos  hacer.

Hay una gran cantidad de productos dirigidos específicamente para ‘frescura íntima’ para las mujeres, jugando en una idea que no vas a oler a menos que te uses los productos de limpieza con fragancia. Lo peor es que más de la mitad de las mujeres ni siquiera saben que esto puede ser potencialmente perjudicial para ellas y sus cuerpos.

Muchas mujeres dicen que el jabón está bien, incluso aquellas que conocen los riesgos potenciales dirán que un jabón suave sigue siendo adecuado, que ellas mismas lo utilizan sin tener ningún problema en su salud. Sin embargo, tan cierto como esto puede ser para las personas, para un gran número de mujeres esto puede causar problemas que pueden salir adelante sin el conocimiento de la causa. Independientemente de lo limpia que te sientes cuando utilizas jabón, sigue siendo malo para la salud vaginal; un acto innecesario que se ve a menudo como una necesidad.

El diseño de la vagina le permite expulsar y auto-limpiarse por medio de las secreciones vaginales, que ocurren de forma natural, pero ademas de esto es necesario mantener un cuidado día a día, para así mantener la salud vaginal.

La forma correcta de limpiar la vagina

Es imperativo evitar el uso de los geles y jabones de baño perfumados. Puesto que los mismos pueden afectar el pH vaginal y las bacterias beneficiosas que en ella habitan.

Para la limpieza correcta sería necesario evitar la concesión de los productos químicos en toda el área de vagina y la vulva, como evitar los baños de burbujas, u otros productos de baño que contienen productos químicos que pueden perturbar la salud vaginal natural. A veces no podemos evitar tener jabón en la vulva en la ducha, y el lavado de los labios mayores con jabón es perfectamente seguro, sin embargo, el uso de jabón específicamente para limpiar la vagina o la vulva debe ser evitado. Aunque muchos productos femeninos, sprays o talco, pueden presumir de ser seguros de usar, estos no son necesarios y muy a menudo no le hacen bien a tu vagina.

Para limpiar la vulva debes extender suavemente los labios interno y externo para lavar entre ellos con las manos, mientras estas en el baño o la ducha, lavar hacia delante hacia la cabeza del clítoris con cuidado de no limpiar con demasiada dureza o excesivamente. Durante la limpieza, asegúrese de usar los dedos para lavar suavemente la piel muerta dentro de los labios menores y limpiar los desechos de que expulsas mediante los fluidos naturales. La vulva se debe secar suavemente con una toalla – recuerda que los detergentes utilizados en la ropa y toallas también puede causar irritación.

De la limpieza interna se encargaran las secreciones vaginales, que ocurren de forma natural.

Duchas

No es recomendable el uso de duchas para el aseo vagina, ya que esto puede interferir con las bacterias vaginales beneficiosas.

Toallitas perfumadas y desodorantes vaginales

Al igual que los jabones perfumados, las toallitas perfumadas pueden alterar el equilibrio natural de la vagina.

Si la naturaleza hubiera tenido la intención de que la vagina huela a rosas o lavanda, lo habría hecho“, dice el profesor Lamont. Existen algunos flujos vaginales anormales, los cuales son causados en su mayoría por vaginosis bacteriana, que a su vez pueden causar un olor desagradable.

Si eres suficientemente madura para no avergonzarte de estos temas, compártelo en Facebook.