Consejos para disminuir el dolor del nervio ciático

El nervio ciático es el nervio más largo del cuerpo, comienza en la pelvis y baja hasta la parte superior de los muslos, donde se ramifica hacia las piernas. Al ser el nervio más grande del cuerpo es más susceptible a inflamarse que otros.

Cuando el nervio ciático se comprime puede causar dolor, hormigueo, debilidad en las piernas o dificultad para sentarse. En ocasiones, los dolores del nervio ciático son causados por hernias, un trastorno de síndrome piriforme o alguna disfunción en la articulación.

Nervio ciático: estiramientos para eliminar el dolor

La mayoría de las veces, sin embargo, los dolores en el nervio ciático son producidos por malos movimientos o falta de ejercicio. En estos casos, está demostrado que la realización de ciertos ejercicios suaves, basados en estiramientos, pueden reducirlo significativamente.

Nervio ciático

A continuación describiremos algunos ejercicios cuya efectividad ha sido demostrada para reducir el dolor en este nervio.

Pierna Cruzada

Recuéstate en una alfombra, flexiona las piernas suavemente y coloca tus pies en el piso. Cruza la pierna afectada sobre la otra rodilla. Empuja la pierna hacia abajo, haciendo presión, pero sin rodar el tronco ni los pies. Mantén la posición unos pocos segundos. Realiza este ejercicio diez veces.

Estiramiento de la pierna

Siéntate en una silla con la espalda bien recta, lleva tus manos a la pierna afectada. Baja tu cabeza inclinándola un poco hacia la pierna y tira de la pierna con la mano hacia tu cabeza, mantén esta posición por 15 segundos. Sentirás una ligera presión en la parte de arriba de la pierna, en la cadera y el glúteo. Relaja la pierna y repite 3 veces.

Estiramiento y relajación del piriforme

El piriforme es un músculo que se encuentra ubicado en la parte profunda de la región de los glúteos. Cuando se encuentra contraído puede irritar el nervio ciático. Para estirar el músculo piriforme de una forma muy sencilla, puedes acostarte sobre tu espalda con las piernas extendidas y luego flexionar poco a poco la pierna afectada hacia el pecho.

Otra manera de estirar este músculo es acostarse boca arriba y doblar las piernas tocando el piso con los pies. Luego cruzas la pierna afectada sobre la otra, tomas el tobillo con la mano opuesta a la pierna afectada y tomas la rodilla con la mano del mismo lado; luego haces presión sobre la rodilla hacia abajo mientras que tiras el tobillo hacia el hombro suavemente.

Un ejercicio muy recomendado para relajar el músculo piriforme se realiza con una pelota de tenis, acostado boca arriba, dobla las piernas y coloca la pelota de tenis a la altura de las caderas debajo del lado afectado, deja caer todo tu peso sobre la pelota, relájate y realiza movimientos de vaivén con las caderas.

Estiramientos de los isquiotibiales

Los músculos isquiotibiales, están ubicados en la parte posterior del muslo. Al relajarse estos músculos, también se alivia la presión sobre el nervio ciático. Para estirarlos, siéntate en el suelo con las piernas extendidas y lo más separadas que te sea posible; luego gira los hombros hacia el lado que tienes inflamado y trata de tocar la punta del pie con tus manos.