6 usos del agua oxigenada que no quieren que sepas

El agua oxigenada es una sustancia muy común en todos los hogares. Es utilizada frecuentemente para la limpieza de heridas. Aunque fue descubierta en 1818 por el investigador francés Louis Jacques Thénard, su uso se popularizó cuando se utilizaron sus propiedades antisépticas para mejorar las condiciones de los soldados heridos en los campos de batalla durante la primera guerra mundial.

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno, es un compuesto químico formado únicamente por agua y oxígeno. Por ello, al igual que sucede con la capa de ozono, es capaz de matar organismos patógenos mediante un proceso de oxidación. Sus propiedades antisépticas hacen que su presencia sea obligada en todos los botiquines de primeros auxilios.

El agua oxigenada: algunos usos que desconocías

Es cierto que quizás todos nosotros hemos utilizado el agua oxigenada para curar heridas. Pero en realidad el peróxido de hidrógeno tiene más usos de los que imaginamos. A continuación te enseñaremos 6 usos de esta sustancia que seguramente no conocías.

El Agua oxigenada

1. Limpiar el ambiente

Si padeces constantemente de alergias, puedes colocar un poco de peróxido de hidrógeno  en un atomizador y rociar sobre tu cama y otros objetos personales. El efecto bactericida del peróxido de hidrógeno mata los ácaros, ayudando a evitar los molestos síntomas de las alergias.

2. Desbridamiento de heridas

A parte de limpiar las heridas, el peróxido de hidrógeno cumple una función importante como eliminador del tejido muerto presente en las mismas. De hecho, algunos médicos recomiendan remojar las heridas en una solución de este compuesto durante 10 a 15 minutos para desprender el tejido muerto y ayudar a cicatrizar.

Esta propiedad también puede ser aprovechada en las heridas de la boca, por lo que pueden realizarse buches de agua oxigenada para curar llagas bucales, cuidando de enjuagar la boca después para no ingerirla.

3. Como aerosol nasal

Se puede diluir una cucharada de peróxido de hidrógeno al 3% en una taza de agua potable, no clorada y utilizar esta solución como aerosol nasal para combatir el exceso de mucosidad y descongestionar las fosas nasales.

4. Tratamiento para la gangrena

Algunas personas han obtenido buenos resultados al utilizar el agua oxigenada para tratar la gangrena. Incluso hay casos en los que la gangrena no ha podido ser curada con los medicamentos usados frecuentemente pero se ha obtenido mejoría utilizando el peróxido.

Para curar la gangrena, te recomendamos agregar medio frasco de agua oxigenada en tu baño. Te ayudará a eliminar hongos y bacterias de la piel.

5. Hongos en los pies

Si sufres de hongos en los pies, puedes preparar una solución mitad agua y mitad peróxido de hidrógeno al 3%. Coloca en un atomizador y rocía cada noche en los pies. Deja tus pies al descubierto hasta que seque y no los enjuagues.

6. Como desintoxicante

Para limpiar toda tu piel coloca  un frasco de peróxido de hidrógeno al 3% en una tina con agua caliente. Métete en la tina y permanece en ella por media hora, agregando de tanto en tanto algo de agua caliente para mantener la temperatura agradable. Con este procedimiento puedes desintoxicar toda tu piel.