6 Síntomas del Síndrome de Ovarios Poliquísticos

El síndrome de ovarios poliquísticos consiste en la generación de quistes múltiples en los ovarios; producto de desajustes hormonales. Este síndrome es una enfermedad crónica que requiere tratamiento de por vida. De allí que sea tan importante su diagnóstico.

Generalmente el síndrome de ovarios poliquísticos se caracteriza por la formación de pequeños folículos en los ovarios y un engrosamiento notable de la pared externa de los ovarios. Es vital, que todas las mujeres conozcan cuales son los síntomas que pudieran alertar acerca de la presencia de ovarios políquisticos.

Señales del Síndrome de ovarios poliquísticos

La mujer que sufre el síndrome de ovarios poliquísticos puede llevar una vida plena y saludable; siempre y cuando se realice el diagnóstico temprano de la enfermedad y se lleve a cabo pertinentemente el tratamiento indicado por el especialista.

Síndrome de ovarios poliquísticos

Uno de los síntomas más frecuentes de los ovarios políquisticos es el sangrado inusual y las irregularidades en los periodos menstruales. A continuación, explicaremos otros síntomas que son frecuentes en las mujeres con  síndrome de ovarios poliquísticos:

Acné: Los ovarios poliquísticos son producidos por la secreción excesiva de una hormona llamada testosterona. Esta secreción anormal, también suele producir la aparición de acné. Aunque este síntoma puede aparecer en diferentes grados; siempre ocasiona incomodidad; e incluso afecta el autoestima de las mujeres, pues su apariencia física se ve desmejorada en gran manera.

Podia

Vello corporal excesivo: también como consecuencia de la sobreproducción de testosterona; es usual que los ovarios poliquísticos estén acompañados por exceso de vello corporal o hirsutismo. Muchas mujeres con la enfermedad suelen tratar este problema cosmético mediante diferentes técnicas de belleza, desconociendo que se trata de un síntoma de otra afección más importante.

Manchas oscuras: es común que quienes padecen de ovarios poliquísticos; especialmente en el caso de las adolescentes, también tengan altos niveles de insulina en la sangre. Esta hormona puede ocasionar la aparición de manchas oscuras en distintas zonas del cuerpo, especialmente: cuello, axilas, rostro, manos y entrepiernas.

Dificultad para quedar embarazada: aunque las mujeres que padecen este síndrome, en su mayoría, tienen un útero normal; la enfermedad puede causar trastornos en el proceso de ovulación, lo cual dificulta en gran manera llevar a cabo la fecundación.

Obesidad: generalmente, quienes padecen el síndrome presentan sobrepeso en mayor o menor grado; a pesar de llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio.

Caída del cabello: otro síntoma característico de quienes padecen el síndrome, es la alopecia o caída del cabello. Este síntoma también preocupa en gran manera a la mayoría de las mujeres.

Afortunadamente, todos los síntomas producidos por esta enfermedad pueden ser controlados efectivamente con el tratamiento adecuado. Sin embargo, el tratamiento por sí sólo no bastará para mejorar; también es necesario la realización de ciertos cambios en el estilo de vida.

Lo más probable es que tras el diagnóstico, tu médico tratante te indique a parte del tratamiento, algún tipo de dieta y la realización de actividad física moderada. Si haces caso de las indicaciones médicas; podrás controlar la enfermedad y el pronóstico es bastante positivo.

Esperamos que este artículo pueda haberte ayudado o guiado para determinar si padeces la enfermedad. Si te gustó, puedes compartirlo cuanto desees con tus amigos a través de las redes sociales.

ConvertKit