5 pasos para blanquear tu piel con agua oxigenada

Nuestra piel está constantemente expuesta a los factores ambientales. El sol, los cambios hormonales, el uso de algunos medicamentos y cosméticos o simplemente el paso de los años, puede hacer que se oscurezcan ciertas zonas de nuestra piel. El día de hoy te mostraremos como blanquear tu piel con agua oxigenada.

El agua oxigenada, es una substancia muy común en todos los hogares; frecuentemente es usada para limpiar heridas. También se le conoce por sus propiedades para desmanchar la ropa o dar brillo a algunas prendas; sin embargo, lo que seguramente desconocías, es que esta substancia tan común también puede desmanchar tu piel.

Agua oxigenada: desmancha tu piel en 5 sencillos pasos

Para realizar este remedio, te recomendamos el uso de agua oxigenada corriente, de 20 volúmenes, otras aguas oxigenadas con mayor grado de peróxido de hidrógeno pueden ser muy corrosivas para la piel.  A continuación, te mostraremos como blanquear tu piel en 5 pasos.

Agua oxigenada

1. Haz un test de sensibilidad

Antes de realizar el procedimiento de blanqueamiento; es necesario saber cómo reacciona tu piel al peróxido de hidrógeno. Algunas personas pueden resultar ser alérgicas a esta substancia; en otros casos, algunas pieles muy sensibles pueden irritarse al entrar en contacto con ésta.

Para realizar el test de sensibilidad aplica una gota de agua oxigenada en el antebrazo o detrás de la oreja, y fíjate cómo reacciona tu piel. Dependiendo del área que vayas a desmanchar puedes realizar el test. Si el área a desmanchar es en el rostro, debes probar detrás de la oreja; si es en el cuerpo, basta con que hagas la prueba del antebrazo.

Si notas picazón, ardor, enrojecimiento o algún tipo de reacción después de aplicar la gota; suspende el tratamiento; si no notas ningún cambio en tu piel puedes continuar con el paso 2.

2. Limpia el área

Antes de blanquear la piel es importante lavarla bien. Para lavar tu piel, hazlo con agua tibia y jabón neutro. Para secarla utiliza una toalla y presiona ligeramente en el área dando toquecitos; así evitarás irritar tu piel antes de aplicar el tratamiento blanqueador.

3. Limpia tu piel de células muertas

Antes de desmanchar, es necesario retirar de tu piel todas las células muertas; para ello te recomendamos usar elementos naturales que seguramente tendrás en tu hogar. Por ejemplo, puedes elaborar una pasta con una cucharada de azúcar, yogurt natural y algunos copos de avena.

Aplica la pasta sobre la zona a desmanchar, realizando pequeños movimientos en círculos; aproximadamente por 30 segundos. Luego retira la pasta de la piel con abundante agua.

4. Blanquea la zona

Empapa un algodón facial con suficiente agua oxigenada. Coloca el algodón sobre la mancha haciendo presión con pequeños golpecitos. Es importante que no frotes la piel con el algodón, recuerda que acabas de exfoliar y tu piel se encuentra sensible.

Realiza esto durante unos minutos; si la mancha es muy grande, quizás debas tomar otro algodón y continuar de la misma manera hasta cubrir toda la superficie.

5. Enjuaga la zona

Deja que el agua oxigenada actúe durante 15 minutos, dejando al descubierto la zona tratada. Una vez transcurrido ese tiempo, enjuaga con agua tibia y seca cuidadosamente con una toalla. Luego, puedes aplicar la crema humectante que usas regularmente.

Realiza estos 5 pasos semanalmente; máximo dos veces por semana; y verás cómo tu piel recupera su brillo y tonalidad.