Mujer revela como se puede prevenir el alzheimer haciendo este único ejercicio al día

El cerebro juega un papel de importancia vital en el cuerpo humano ya que es elórgano que regula todo dentro del organismo. Es muy complejo y controla funciones tan importantes como las que rigen la respiración, los latidos del corazón y la temperatura. Pero a veces se opacan sus actividades debido al alzheimer.

En el cerebro se encuentran ciertos aspectos como la memoria, el aprendizaje y cada una de las actividades que una persona desarrolla en su diario vivir.

En ese órgano se almacenan y procesan todos los datos que estimulan las funciones que desarrolla el cuerpo humano. Por esa simple pero vital razón el cerebro debe ser ejercitado, tanto como los músculos, para garantizar que se mantenga en óptimas condiciones.

Allí se concentran todos los datos que son procesados para la movilidad de los músculos, la memoria, el control de los sentidos y el sistema nervioso. Es por ello que debe dársele un especial cuidado.

Ejercicios para mantener activo el cerebro y evitar el alzheimer

Una persona que asistió a una conferencia de la científica rusa Tatyana Vladimirovna, especialista en el campo de la neurociencia, reveló una serie de prácticas que recomienda aplicar para mantener activo el cerebro e incluso prevenir enfermedades degenerativas como el alzheimer.

Según la especialista, el método fue desarrollado a partir de estudios que llevó a cabo la sociedad griega antigua.

A lo largo de los años, mucho se ha investigado en torno al funcionamiento del cerebro humano y las enfermedades que lo afectan. Como cualquier otro órgano del cuerpo tiende a degenerarse por la edad, la ingesta de bebidas alcohólicas o el abuso de ciertos alimentos o sustancias dañinas.

Pero no ejercitarlo puede hacer que tu cerebro sea propenso a desarrollar Alzheimer. Las personas mayores están en la línea de riesgo de sufrir la patología, muy parecida a la demencia.

Te presentamos los ejercicios que puedes hacer para mantener activo tu cerebro

  • Hazlos como una rutina de relajación antes de ir a la cama: solo debes tratar de recordar todas las actividades que hiciste durante el día.
  • Cerrar los ojos puede ayudarte a sentirte más concentrado, pero evita rendirte ante el sueño y termina los ejercicios.
  • No pases por alto los detalles que parecen insignificantes, pueden hacer la diferencia.
  • Repasa tu desayuno, tal vez el color de la corbata que llevaba tu jefe o cuanto tardaste en la ducha. Recuérdalo en orden cronológico.
  • Tómate tu tiempo para hacer esta rutina nocturna que activará las neuronas del cerebro y por ende la memoria, la conciencia y la atención.

No desesperes si te cuesta recordar algunas cosas al principio. Relájate, haz una pausa e inténtalo de nuevo. Prueba hacerlo todas las noches antes de ir a dormir, para que veas resultados eficaces.

Si eres melómano te recomendamos un poco de música clásica capaz de estimular el sistema nervioso. No te cohíbas de reproducir las sinfonías de Beethoven o Chopin cuando necesites un poco de paz en tus pensamientos

¿Qué es el alzheimer?

Esta enfermedad es la manera más común en la que se manifiesta la demencia en las personas mayores. Se conoce por su lento inicio, las primeras partes del cerebro en verse afectadas son las que controlan el lenguaje, la memoria y el pensamiento.

Quienes la padecen tienen serias dificultades para recordar cosas elementales que acaban de suceder e incluso los nombres de sus seres queridos tan cercanos como sus hijos o nietos.

Lo grave y lamentable de esta enfermedad es que con el paso del tiempo tiende a agravarse y no existe cura. El deterioro cognitivo leve es el responsable de los problemas de memoria en muchas personas. La mayoría, pero no necesariamente todas las personas con deterioro cognitivo leve pueden desarrollar la enfermedad de alzheimer.

Esta patología generalmente se manifiesta después de los 60 años y el riesgo incrementa de acuerdo al envejecimiento de la persona. Si en tu familia hay personas que la padecieron, el riesgo es aún mayor.

Aunque hasta ahora ningún tratamiento es capaz de reversar los efectos dañinos de la enfermedad, algunos medicamentos pueden ayudar a prevenir que el daño avance más rápido.

Atiende las señales más frecuentes del alzheimer

Cambios de memoria

Una de las advertencias más frecuentes, sobre todo en la etapa temprana es olvidar información que recién se acaba de aprender. Mantente alerta si una persona de tu entorno pide varias veces la misma información o se olvida de fechas o eventos importantes.

Nota: en las personas mayores es común olvidar ciertos nombres o eventos, pero al poco tiempo pueden acordarse nuevamente.

Planificar o resolver problemas no es tan sencillo

Hay personas mayores que pueden presentar problemas para seguir un plan que antes realizaba sin mucho esfuerzo o manejar las cuentas del mes. Concentrarse puede ser más difícil y quizás necesitarán más tiempo del que necesitaban anteriormente.

Dificultades para hacer las actividades diarias

Una persona que empieza a padecer Alzheimer se verá dificultado al momento de completar las tareas diarias como ir a la tienda por un par de víveres o administrar un presupuesto.

Pérdida de la orientación

Con el paso del tiempo las personas que padecen la enfermedad olvidarán el paso del tiempo y las fechas. Pero también es posible que no tengan idea del lugar en que se encuentran y cómo llegaron allí.

Dificultad en la lectura y comprender imágenes visuales

Algunas personas que desarrollan Alzheimer suelen tener problemas de visión o dificultades para leer o calcular distancias, lo que en el largo plazo les impediría conducir su propio vehículo.

Problemas de lenguaje

Los pacientes pueden desarrollar problemas para continuar conversaciones. Detenerse en medio de una plática sin saber cómo continuarla o repetir frases es una señal de Alzheimer.

Los objetos no se movieron solos de lugar

Una persona que padece la enfermedad suele mover los objetos de su lugar habitual o tener dificultades para encontrarlas aún si están muy a la vista. Incluso pueden acusar a los demás de haberlos robado, situación que se verá más común con el paso del tiempo.

Disminución del buen juicio

Los cambios en el juicio o en la toma de decisiones son síntomas comunes. Un ejemplo de ello es cuando una persona con la persona con la enfermedad pague grandes cantidades de dinero los bienes y/o servicios que no lo requieren. La pérdida del interés en el aseso personal también es una señal.