La dieta cetogénica es ahora el mejor aliado para combatir las inflamaciones

La dieta cetogénica ha tenido gran popularidad en los últimos tiempos, esta es rica en grasa saludables y muy baja en carbohidratos netos y aunque se ha hablado mucho de ella como terapia para combatir y evitar el cáncer hoy estaremos hablando sobre sus poderes antinflamatorios.

Este tipo de dietas puede ser muy eficaz para tratar las inflaciones cerebrales, las cuales son la principal causa de epilepsias y otros trastornos neurológicos que pueden afectar tanto la vida del ser humano.

Dieta cetogénica, la solución perfecta para las inflamaciones

Aunque para algunos sea complicado llevar una dieta cetogénica, esta puede brindarle al organismo grandes beneficios, aportándole calidad de vida al ser humano.

Los beneficios de una dieta cetogénica son muchos, tanto que hoy en día se  habla de la invención de suplementos que eviten de alguna manera realizar cambios importantes en la alimentación, sin embargo, esto aún no es una realidad, así que si quieres disfrutar de longevidad y salud, por los momentos no hay más que realizar los cambios en tu dieta diaria.

Las ventajas que se ven ligadas a este tipo de alimentación están estrechamente relacionadas al modo en que se logra utilizar la energía, pues con una dieta alta en grasa saludable y un bajo consumo de carbohidratos netos, se consigue que el metabolismo trabaje de otra manera, en donde el organismo comienza a quemar grasa, en vez de carbohidratos.

Al conseguir un estado cetogénico en nuestro organismo, logramos que nuestro hígado produzca cetonas que pueden quemarse de una manera más eficiente y evita que se produzcan menos especies que son reactivas a los radicales libres y el oxígeno. Otros beneficios que se pueden conseguir con una dieta cetogénica son:

  • Mejora las funciones cognitivas.
  • Ayuda a bajar de peso.
  • Ayuda a mantener la claridad mental.
  • Ralentiza el envejecimiento.
  • Evita el desarrollo de células malignas en el organismo, entre otros.

Aunque no lo creas llevar este tipo de alimentación, puede resultar en grandes beneficios a tu salud y necesariamente no tiene que ser tan complicado, básicamente se trata de aumentar el consumo de alimentos ricos en grasa saludable, el consumo de fibra y la disminución en la ingesta diaria de carbohidratos  netos en una proporción que va de 100 a 40 gramos diarios, dependiendo de cada persona, estas restricciones son establecidas por un período de tiempo y una vez que se establezca la cetolisis se inicia nuevamente con el consumo de carbohidratos.

Es importante tener claro que este tipo de régimen alimenticio debe ser dirigido por especialistas, quienes determinarán la cantidad de grasa y carbohidratos que debe consumir cada persona, así mismo es necesario tener presente que la cetosis puede ser riesgosa si es realizada a largo plazo pues puede ocasionar daños a la salud y a la longevidad.

Un estado cetogénico o la cetolisis, debe estar bien dirigida por especialistas ya que entrar y salir de él,  es lo que hace posible que el metabolismo de las mitocondrias tengan un efecto beneficioso para el organismo, teniendo en consideración que esto ocurre no durante la privación de los alimentos sino en la fase de realimentación.