Áloe vera congelada, descubre por qué

El áloe vera es una planta muy conocida por todas sus propiedades medicinales, lo ideal es tenerla a la mano, para cualquier situación en la que necesitemos hacer uso de sus propiedades, es bien sabido que lo mejor es, utilizarla inmediatamente luego de cortarla.

Por otra parte, se vuelve engorroso manipularla, por lo gelatinosa que es y si queremos utilizarla frecuentemente, en ocasiones no tenemos el tiempo que amerita para limpiarla y ponerla apta para nuestro consumo.

Áloe vera congelada, tenla siempre a la mano

Conserva el áloe vera congelada, para que puedas utilizarla cuando quieras de una forma práctica, rápida y sencilla y sin perder sus propiedades.

Áloe vera congelada

Al utilizar áloe vera como planta medicinal, lo primero que tenemos que tenemos que tener presente, es la manera más óptima de aprovechar sus propiedades, por eso siempre recomendamos utilizarla inmediatamente después de ser cortada, pues se oxida rápidamente, perdiendo sus propiedades, sin embargo, con el áloe vera congelada, podemos aprovechar 100% sus propiedades y tenerla disponible cuando la necesitemos.

Áloe vera congelada

Congela el áloe vera de la mejor manera, para lo cual necesitarás lo siguiente:

  • Una cubeta de plástico, para hacer hielo
  • Una cuchara
  • Un cuchillo
  • Una penca de áloe vera

Para preparar tu áloe vera y preservarla correctamente, sigue los siguientes pasos:

  • Te recomendamos cortar las pencas en la primera floración de la planta.
  • Comienza el procedimiento cortando los bordes espinados y luego retira toda la piel exterior.
  • Con la ayuda de la cuchara, ve retirando la pulpa gelatinosa y colócala en cada espacio de la cubeta
  • Colócala en el congelador y podrás hacer uso de ella, cuando quieras y con todas sus propiedades.
  • Si quieres aumentar aún más los beneficios que posee esta gran planta añade el zumo de medio limón en la cubeta, dejando caer algunas gotas en cada espacio.
  • Puedes añadir, si lo deseas un poco de vitamina E, de las que venden en capsulas blandas, esto favorecerá a tus uñas, cabello y piel.

El áloe vera congelada, la puedes utilizar como parte de tu botiquín de primeros auxilios, te servirá para refrescar y tratar quemaduras, para desinflamar o deshinchar los pies, puedes tratar y aliviar las ampollas de los pies y utilizarlas frecuentemente para tratar el acné y cicatrices, incluso si deseas realizar alguna mascarilla casera, puedes tomar un cubo de la cubeta y hacer más rápida su preparación.

El contar con la frescura que aporta el áloe vera congelada te puede incluso ayudar a combatir las molestas ojeras en la mañana y para bajar la inflamación del rostro, sin mucho que hacer, solo colocando un cubo en tu rostro poco a poco mientras baja la hinchazón, reduce las ojeras y cierra los poros de tu rostro.

Dentro de las propiedades de la planta se encuentra también su capacidad para estimular el intestino y evitar la constipación, así que si sufres de estreñimiento, puedes colocar agua caliente en un vaso de agua y dejar caer un cubo de nuestra áloe vera congelada, una vez disuelto el cubo puedes tomarlo, endulzándolo con un poco de miel de abejas orgánica.