10 trucos de limpieza para dejar como nuevos los artículos que antes limpiabas mal

A nadie le gusta limpiar pero es necesario hacerlo para mantener la higiene del hogar y evitar que las bacterias se expandan por nuestra casa.

No obstante, muchas veces no llegamos a limpiar todo lo que hay en nuestro hogar, por lo que las partículas de suciedad se van acumulando e incluso llegan a deteriorar al objeto sobre el que se acumulan.

¡Tranquila! No desesperes porque en este artículo te enseñaremos todos los secretos para que puedas mantener la limpieza de tu hogar de forma sencilla y cómodamente, obteniendo muy buenos resultados.

Así que si estás pensando en hacer la limpieza general este fin de semana, continúa leyendo para saber todos los increíbles trucos de limpieza que tenemos para ti.

10 trucos de limpieza para dejar como nuevos los artículos que antes limpiabas mal

trucos de limpieza

1. Limpieza de la parrilla

Para limpiar la parrilla debes evitar sí o sí el uso de agua y jabón debido a que el olor del jabón queda impregnado en la parrilla y contamina con su aroma y sabor a los alimentos que se quieran cocinar sobre ella.

Entonces, para limpiar bien una parrilla se debe frotar sobre ella una cebolla partida a la mitad, así de sencillo. Esto es así porque la cebolla contiene poderosas propiedades antisépticas y antivirales que favorecen la eliminación de los microorganismos nocivos para nuestra salud que pueden alojarse en una parrilla. Además, si el olor o sabor de la cebolla quedan impregnados en la parrilla, esto ayudará a que tu comida sea más sabrosa.

2. Limpieza de la licuadora

La licuadora es un elemento difícil de limpiar y, en general, gastamos mucha agua y detergente para que quede limpia a la perfección.

No te compliques porque limpiar la licuadora es mucho más fácil. Solo debes llenarla con agua y unas gotitas de lavavajillas y ponla a funcionar normalmente. Como verás, la licuadora se limpiará sola y tú solo deberás enjuagar y secar.

3. Limpieza del horno microondas

Limpiar el horno microondas puede ser una pesadilla para más de uno debido a que se acumula mucha comida derramada en él. Además, esta acumulación de comida y de grasas genera un excelente caldo de cultivo para las bacterias.

No te preocupes porque limpiar el horno microondas es bastante sencillo. Lo que debes hacer es calentar por cinco minutos un vaso que tenga mitad de vinagre de manzana y mitad de agua. Una vez que hayan pasado los cinco minutos, deja reposar hasta que este tibio y luego limpia con él las paredes del horno microondas. Esto permitirá eliminar todos los microorganismos que estén allí.

4. Limpieza de la cabecera de la ducha

Hay dos problemas con la cabecera de la ducha: por un lado, siempre nos olvidamos de limpiarla, por otro lado, la humedad provoca que en ella se acumule lama u óxido.

Entonces, ¿cómo limpiar la cabecera de la ducha? Simplemente debes forrarla con una bolsa, agregarle vinagre y dejar descansar por una hora. ¡Muy fácil!

5. Limpieza del colchón

Parece contradictorio que nunca limpiemos el colchón en el que dormimos todas las noches pero es que, en general, no sabemos cómo realizarle una limpieza.

Para limpiar el colchón es recomendable dejarlo ventilar por una hora al aire libre para combatir los ácaros y las bacterias que generan mal olor. Sin embargo, dejar el colchón al aire libre también puede acarrear otros microorganismos nocivos para la salud.

Por esta razón, te recomendamos que pongas un poco de vodka en una botella con atomizador y rocíes el colchón con este líquido. Realmente es una receta que mata todas las bacterias que podrían dañar tu salud.

6. Limpieza de las persianas

Las persianas acumulan mucha suciedad porque están en constante contacto con el ambiente externo. El problema es que se deben limpiar periódicamente para evitar que se arruinen, pero su limpieza suele ser bastante engorrosa.

Una forma muy fácil de remover toda la suciedad de las persianas es limpiándolas con un calcetín viejo, buscando llegar hasta las partes más difíciles. El calcetín absorberá todo el polvo y permitirá que no te canses de limpiar las persianas.

7. Limpieza de las sartenes

Siempre queda algún resto de comida pegada en las sartenes, es lo normal. Sin embargo, nuestra costumbre es quitar esos restos con productos de limpieza con aditivos químicos para desengrasar, los cuales además de dañar nuestra salud, afectan negativamente al medio ambiente.

Para eliminar la grasa que se acumula en las sartenes y los restos de comida que quedan en ellas, te recomendamos que prepares una mezcla con agua y una buena cantidad de sal gruesa, y luego frotes la sartén con esa mezcla y una esponja. Te sorprenderás al observar cuan fácil se quita la grasa.

8. Limpieza del rallador

Limpiar el rallador luego de rallar queso es bastante difícil y hace que gastemos mucha agua, jabón y fuerza para dejarlo impecable y evitar que en él se acumulen los restos de queso que luego largan olor.

En realidad, limpiar el rallador es muy sencillo: solo debes rallar una patata con él y luego enjuagar con abundante agua. La patata es una gran aliada en este sentido porque contiene ácido oxálico, un elemento que ayuda a eliminar los restos de queso.

9. Limpieza de las tablas de madera

Las tablas de madera suelen acumular mucha suciedad porque absorben restos de comida y humedad, proporcionando un excelente ambiente para que las bacterias se desarrollen. De hecho, las tablas de madera pueden estar incluso más sucias que un baño.

La mejor forma de limpiar las tablas de madera es con agua oxigenada o con un poco de jugo de limón y sal. Esto ayudará a eliminar todos los microorganismos que podrían causarte enfermedades.

10. Limpieza de la bañera

Limpiar la bañera es muy engorroso, pero no con este truco: prepara una mezcla con jugo de pomelo y sal, y luego frótala por la tina. Incluso puedes hacer esta tarea más sencilla al frotar directamente el pomelo, sin exprimir el jugo.

Estos trucos de limpieza de ayudarán a mantener la higiene del hogar con muy poco esfuerzo. Comparte el secreto con tus familiares y amigos.